vivirenuy1

Mariamna se casó con un uruguayo hace casi 20 años, sin imaginar que terminaría criando a sus hijos en este país. Ni que terminaría siendo fanática del asado y del Carnaval. Decidió llegar en invierno, pensando que si soportaba un clima difícil luego todo sería más fácil. Y no se equivocó. Trabaja en Infocorp desde 2016, hoy como jefe de proyecto y su principal consejo para quien quiera emigrar a Uruguay es “no busques trabajo en diciembre”.

P: Hola Mariamna, contanos cómo y cuándo llegaste a Uruguay.

M: Llegué el 14 de julio de 2015. Mi esposo es uruguayo, pero llevaba 40 años viviendo en Venezuela. Se fue durante la dictadura y había vuelto de visita, pero todo este tiempo estuvo allá, su hija mayor es venezolana también. Yo no había venido nunca a Uruguay. Cuando la situación en Venezuela se fue complicando, teníamos a los niños pequeños y empezamos a plantearnos la idea de que él se viniera por un tiempo a ver qué tal. En un momento dado decidimos venir de visita pero con la idea de que si nos gustaba, nos quedábamos.
Yo dije: vamos en invierno, que si aguanto el invierno yo creo que me puedo quedar. Y la verdad es que no me equivoqué. Vinimos en principio por 3 meses y empezamos a plantearnos la idea de quedarnos, yo creo que ya estaba medio decidida la cosa porque la situación en Venezuela estaba en picada, cada vez peor.

P: ¿Qué sabías de Uruguay antes de venir?

M: Conocía algo. Sabía de la pascualina, y algo de cómo era la gente, pero para mi era una gran incógnita la verdad. Lo que tenía era las memorias de mi esposo que me decía “cuando nos bajemos allá el frío va a ser horrible, un frío que no te lo puedes quitar con nada” y yo decía “si aguanto ese frío, entonces lo demás se puede superar”. Pero yo creo que ni él tenía los recuerdos, porque cuando llegamos acá y vio la playa, la rambla, decía “¿por qué me fui?”. Al principio vinimos con muchas contradicciones, además, no veníamos nosotros solos, sino que veníamos con los dos niños. Tengo un varoncito de 8 años y la nena tiene 11. Veníamos con los miedos nuestros más los miedos de ellos, porque es como un desarraigo total y luchar contra lo que uno está sintiendo, más lo que están sintiendo los chicos es un desafío.

 

 

P: Contanos sobre tu trabajo en Infocorp.

M: Hoy específicamente soy jefe de proyecto en Infocorp. Y la verdad que mi inicio en Infocorp coincide con el momento en que siento que todo empezó a ir mejor en mi vida en Uruguay. Para mi había sido bastante duro porque había dejado mi trabajo allá y era comenzar de cero.  Por más que en el área de la tecnología la tasa de desempleo es cero, es negativa incluso, igual conseguir en el área que a mí me gustaba era difícil. Porque no me gusta tanto el área de la programación, sino ser analista o ser jefe de proyecto que era lo que venía haciendo en Venezuela. Hoy estoy feliz. Me gusta mucho el ambiente, la gente con la que trabajo, me hice muchos  amigos.  Me gusta mucho que aquí en Uruguay se le da mucho valor a la amistad y en la empresa eso se incentiva también.

P: ¿Y alguna anécdota de tu trabajo en Infocorp? ¿Algo así que recuerdes como especial o divertido?

M: Tengo varias, pero me estaba acordando de cuando empecé en Infocorp y justamente el tema de la entrevista fue para mi toda una anécdota. Yo estaba ya a punto de regresarme porque no encontraba trabajo o no encontraba un trabajo en el que yo me sintiera cómoda cuando me llamaron de Infocorp. El día de la  entrevista hacía un día horrible, con una lluvia espantosa y había ido para hacer el psicotécnico y luego sale uno de los jefes de Infocorp y me dice “Mariamna vamos a aprovechar que viniste para hacerte otra entrevista” y vino uno, dos, tres, entraron como 4 personas diferentes y seguía lloviendo afuera y yo me imaginaba que iba a salir rapidísimo y no, seguía llegando gente hasta que en ese momento me dicen “bueno mira, como está lloviendo tanto, no queremos que te vayas y volver a venir, te queremos hacer de una vez la propuesta”. Y entonces fue en ese momento que acepté el trabajo y aquí estoy, cuatro años después.

P: ¿Y alguna anécdota interesante de tu vida en Uruguay?

M: Tengo muchas, pero por ejemplo ya tengo la ciudadanía, pero cuando empecé hace tres años con el tema de la ciudadanía, mi cuñado me embromaba mucho y me decía que si no tomaba mate no me iban a dar la ciudadanía y yo me compré mi mate, hice el esfuerzo pero no me gusta demasiado. ¡Me quedo con el dulce de leche! Me llama mucho la atención porque es como algo social, entonces yo siempre digo, pero si me tomo el café,  si me tomo un té, ¿da lo mismo? ¡Pero ya sé que no!

P: ¿Qué le dirías o le recomendarías a un extranjero que piensa venir a vivir a Uruguay?

M: Le recomendaría buscar en las redes información sobre el país, le recomendaría no buscar trabajo en verano, es complicadísimo porque se para todo desde diciembre hasta marzo. Eso es un dato importante que me hubiera gustado saber antes de venir. También  le recomendaría si viene en invierno que no haga ningún esfuerzo por traerse abrigo, menos si es del Caribe porque nosotros en el Caribe nos abrigamos y creemos que estamos muy abrigados y cuando llegas aquí te das cuenta de que no te sirven ninguno de los abrigos que traes. Tal vez saber un poco de cómo es el tema de cómo es para alquilar una vivienda. Muchos dicen que Uruguay es un país caro, pero a mí me parece que la calidad de vida bien vale la pena. 

P: ¿Y qué es lo que más extrañas de Venezuela?

M: Los amigos, la familia, porque ya ni la comida la extraño porque ya habemos muchos, entonces ya hay muchos sitios donde se consigue comida venezolana y a veces hemos llevado a Infocorp para compartir también. ¡Les gustan las arepas! 

P: Una pregunta un poco diferente: ¿si pudieras elegir viajar al pasado o al futuro a dónde irías y por qué?

M: Te digo algo que es un poco emotivo, pero fue lo primero que se me ocurrió. Regresaría un par de años atrás para darle un beso a mi abuela, porque mi abuela murió el año pasado, cerca de esta  fecha, y la tengo muy presente ahorita en mí. Y al futuro viajaría a algún momento donde pase todo este tema del aislamiento para encontrarnos con la gente que queremos y darles un abrazo.

Ping Pong

  • ¿Una comida uruguaya? El asado
  • ¿Un jugador de fútbol uruguayo? Cavani
  • ¿Un lugar de Uruguay? Montevideo, específicamente la Rambla de Malvín
  • ¿Carnaval sí o no? Sí, me encanta, lo disfruto muchísimo. 
  • ¿Una costumbre uruguaya que adoptaste? Levantarme o acostarme más tarde
  • ¿Una canción o artista uruguayo?  Eduardo Mateo
  • ¿Un mes o una fecha del año en Uruguay? Me gusta noviembre porque es el cumpleaños de mi hija y se siente la primavera.