Marcelogatti-03

Marcelo Gatti llegó a Infocorp como diseñador gráfico, y desde ese momento han pasado ¡17 años! Al comienzo hacía todo: material de venta, folletería, sitios web. Hoy lidera el equipo de UX/UI, participando en todas las fases de creación de los productos, desde las ideas hasta las interfaces, pasando por todo lo que implica UX y UI y está orgulloso de ver como los productos y apps que diseña su equipo son usadas por millones de personas, logrando que ellas, amen a sus bancos.

¿Contanos sobre tu trabajo en Infocorp

Empecé en Infocorp hace 17 años, entré en el 2003, como diseñador.  Era el único diseñador en la empresa.  Hacía de todo… diseñaba interfaces, maquetaba en HTML, trabajaba también en marketing haciendo material de venta, folletería. Pero después me fui perfilando más a lo que tiene que ver con la interfaz y la usabilidad. Hoy lidero un equipo que participa en el proceso de creación de un producto, desde el comienzo hasta el final. Todo lo que tiene que ver con el diseño UX/UI (user experience / user interface), hasta la implementación de la UI.  Además de reunirme con clientes, trabajo mucho con los jefes de proyecto para coordinar las tareas con los distintos equipos y con analistas para definir los requerimientos y funcionalidades. También con el área de Marketing, respecto al branding de Infocorp, y en ocasiones con el equipo de RRHH.

¿Cómo se conforma hoy el equipo de diseño y UX de Infocorp?

Somos un equipo conformado por UX/UI designers y frontend developers, y contrato empresas proveedoras en el caso de que la demanda de trabajo así lo requiera.  Siendo un equipo multidisciplinar, entre todos intercambiamos ideas y aportamos para todos los proyectos.

¿Contanos sobre tu formación. ¿Cómo fuiste aprendiendo sobre UX?

Estudié arquitectura hasta cuarto año, incluso hice el viaje de arquitectura, y en paralelo había empezado a estudiar la Licenciatura en Diseño Gráfico en la ORT.  En un momento llegué a hacer las dos carreras juntas, pero cuando volví del viaje tuve que tomar la decisión. Así que decidí terminar la licenciatura, y en paralelo comencé a trabajar en diseño, que era lo que más me gustaba.  Dentro de la carrera tenía diseño multimedia, y con esa materia me empecé a apasionar por las interfaces, si bien por esa época no tenían toda la proyección que luego llegaron a tener.  Y ahí comencé a incursionar en el diseño de interfaces y en la experiencia de usuario, y ese camino siguió hasta el día de hoy.

¿Como fue la evolución de los canales digitales de los bancos desde que empezaste a trabajar en este tema hace ya 17 años hasta hoy?

En su momento cuando ingresé a la empresa, Infocorp no tenía un nicho de mercado definido como ahora, que nos dedicamos al rubro financiero. En aquel momento nos dedicábamos también al rubro salud, al rubro seguros, y otros. Pero ya teníamos como a uno de nuestros primeros clientes a Banco Santander Uruguay. Y con el correr del tiempo, empezaron a aparecer más clientes relacionados a la industria financiera, donde fuimos partícipes de su evolución.  El salto más grande se dio cuando se empezó a maximizar el uso de los smartphones. Las personas empezaron a sentir esa inmediatez de querer transferir el dinero en cualquier momento y en cualquier lugar. Si bien ya teníamos el web banking, donde la gente podía hacer sus transferencias y sus pagos, creo que el quiebre mayor fue ese. Con el correr del tiempo la gente ya no quería ir a las sucursales, sino hacer todo por su cuenta, y este año con la pandemia todo esto se potenció aún más.

¿Y cuál dirías que es como el proyecto más desafiante que tuviste desde que trabajas en Infocorp?

Hubo varios proyectos desafiantes.  Además de trabajar desde acá, viajé varias veces a hacer consultorías.  Por ejemplo, ir por dos semanas a otro país y relevar una aplicación, relevar un sitio y terminar esas dos semanas con bocetos para mostrarle al cliente.  Estar ahí haciendo todo el proceso, desde entablar conversación con el cliente a hacer dibujos en papel y luego pasarlos a digital, era interesante, pero a la vez desafiante.  Cuando hacía esos viajes me llevaba siempre grandes blocks, lápices y goma de borrar y delante del cliente hacía dibujos para interpretar los requerimientos, y eso generaba un muy buen impacto. Después de eso, esos dibujos se pasaban a wireframes, usando herramientas de dibujo vectorial, para pasar del papel a algo más parecido a un resultado final.  Y después que tenía más o menos aprobados los flujos de la navegación, ahí le poníamos el arte y les hacíamos los bocetos y les presentábamos eso también.  Hacíamos trabajos en dos semanas y el cliente tenía un producto por lo menos tangible en uno o varios bocetos.  No estaba desarrollado, pero ya se veía en imágenes, y el cliente valoraba mucho todo ese proceso.

De esas hubo varias…  Me acuerdo de una, por ejemplo, cuando recién había salido el primer iPad, diseñamos una aplicación super compleja para iPad para un banco en Chile.  Me acuerdo que esa fue super desafiante y presentamos un montón de pantallas.

¿Y más reciente?

La app X. Nos juntamos un grupo multidisciplinario, horas tirando ideas, para lograr crear la app del futuro para bancos. Durante esas largas reuniones nos amábamos y al poco tiempo nos odiábamos (risas 😊), porque éramos todos muy apasionados con lo que estábamos haciendo, y para plasmar las ideas, dibujábamos pantallas en el pizarrón para visualizar cómo sería. Y también tuvo un desafío importante que en aquel momento empezamos a trabajar full con Adobe XD que es una aplicación que nos permite no solo bocetar sino interactuar entre pantallas, introducir micro interacciones, o sea generar una experiencia mucho más rica, prácticamente tenías la app corriendo en el celular y en realidad era una simulación. Para mí fue tremendo orgullo haber trabajado con ese equipo, haber ayudado a sacar esas ideas que quedaron buenísimas, y a partir de ahí hasta se hizo un stand que era todo acerca de ese producto, en un evento internacional en Miami. Uno le pone mucho corazón, mucho cariño a las cosas, va más allá del trabajo, y cuando lo ves hacerse realidad es fantástico.  Eso fue el motor inicial para la nueva app, que es la App 7.  Varias ideas que tuvimos ahí se están tomando ahora y en algún momento otras se irán agregando.

El claim de Infocorp es “Helping people love their bank”.  ¿Qué haces vos cada día en tu trabajo para lograr eso?

Bueno, este claim que si mal no recuerdo debe ser de 2012…  Yo diseñé el logotipo que es el que se ve en todos lados en la compañía. Desde que lo escuché por primera vez, me encantó. Porque expresa aquello para lo que con mi equipo trabajamos día a día, que es llevar el foco a los clientes de nuestros clientes, los usuarios finales. Para mí esa frase resume básicamente lo que es el diseño centrado en el usuario.

¿Y cuáles dirías que son hoy las tendencias o los puntos fundamentales del diseño centrado en el usuario?

Primero hay que entender a los usuarios, y las tareas que van a realizar.  La usabilidad, ese es un punto muy importante. También el responsive, para que las interfaces se vean bien en todos los dispositivos. La accesibilidad es otro factor, y un punto a destacar es la apreciación, que es cómo los usuarios se sienten cuando navegan en las interfaces. En una de mis presentaciones, yo usaba un slide al comienzo que mostraba un rico y vistoso plato de comida caliente, con un texto que decía: “Users are hungry for a great experience” (los usuarios están hambrientos por una gran experiencia) y esto es porque todos los usuarios usan aplicaciones super cool, entonces nosotros no podemos no estar a la altura de esas aplicaciones. Por otro lado, para que no exista fricción en el uso de nuestros productos es que usamos el principio de «follow the patterns», que es seguir los patrones de lo que usan y conocen las personas, como las redes sociales, y hacerlas sentir que están en entornos cómodos e intuitivos.  Ejemplos de esto, es el uso del menú hamburguesa, o la Tab Bar, que son tipos de navegación familiares para los usuarios. Hay un libro que a mí me gusta mucho que se llama “Pensar rápido, pensar despacio” de Daniel Kahneman que trata este tema. Básicamente habla de dos sistemas mentales, sistema 1 y 2. Sistema 1 es el rápido, el intuitivo… por ejemplo, si vos estás manejando y ya sabes manejar, lo haces todo de memoria; y si cambiás de auto, no vas a tener problema.  El sistema 2 es el que tiene que pensar, es como que a vos te digan que manejes, pero en un auto con la palanca de cambios en el techo, o en el lado izquierdo del asiento.  Si al usuario lo sacamos de esa zona de patrones conocidos, lo metes en el sistema 2 y lo incomodás. Debemos tratar de que el usuario haga las cosas sin pensar mucho, que le resulten intuitivas.

Hablemos un poco de Marcelo en un plano más personal, ¿cuáles son tus hobbies, ¿qué te gusta hacer?

Soy amante de los deportes en general.  Me encanta ver deportes y jugar varios. Lo tengo como una rutina porque es algo que también me hace muy bien para la cabeza. De chico fui federado en handball, también jugué al fútbol y natación en la ACJ.  Luego jugué al basket por años, hasta el día de hoy.  Incluso de grande terminé federado en tenis de mesa.  Y con la pandemia, comencé a jugar tenis, que es un deporte que siempre fui fanático.  Y me encanta jugarlo!  En lo personal, disfruto de estar con mi familia, soy muy familiero, me gusta juntarme con mi madre, con mi hermano y la familia, ver a mis sobrinos, y pasar la mayor cantidad del tiempo con mi esposa y mi hijo de 12 años.  Y tengo una barra de amigos y amigas que dada la situación actual la veo mucho menos de lo que quisiera.

¿Un lugar en el mundo? ¿Un lugar ideal para pasar vacaciones?

Un lugar en el mundo es difícil decir. A mí me encanta viajar y por suerte tuve la oportunidad de hacer el viaje de arquitectura y también viajes de trabajo.  Y en estos últimos siempre me quedaba algún fin de semana en el medio, entonces me acuerdo de lugares increíbles que visité, como por ejemplo Isla Culebra en Puerto Rico, o las montañas de la cordillera en Chile. Una vez fui a Panamá y por intermedio del cliente que era el Ministerio de Economía nos llevaron a conocer una comarca indígena que queda del otro lado de ciudad de Panamá, que es un archipiélago en el Caribe que se llama Guna Yala.  El agua es caliente, divina!  Otro lugar que me encanta, que hemos ido varias veces con mi familia es Florianópolis. Por otro lado, el año pasado, fuimos con mi esposa y mi hijo a Nueva York que es una ciudad alucinante, caminábamos de 13 a 15 kms por día, mi hijo con 11 años en aquel momento se pateó todo y estaba enloquecido, es una ciudad increíble.

¿Contame un poco sobre las perspectivas de una persona que entra a trabajar hoy a Infocorp?

Una de las cosas que a mí me gusta de Infocorp y debe ser una de las más importantes por las que estoy acá, es el dinamismo y la capacidad de adaptación que ha tenido siempre la empresa. Es una empresa que nunca se quedó en lo mismo, siempre fue incursionando en distintos nichos de mercado, viendo las posibilidades, hasta encontrar el nicho actual del rubro financiero.  Es una empresa que siempre se movió muy ágil, y eso a mí me permitió aprender mucho. Invertimos mucho dinero en hacer los productos.  Eso a mí me ejerce mucha presión porque indudablemente la interfaz es una de las partes más importantes de un producto, pero a su vez es muy desafiante.

Me acuerdo cuando hicimos el producto de Banking web, empezamos a bocetarlo, a pensarlo, sacamos unas demos, los comerciales salieron a venderlo y se vendieron con una PPT cuatro proyectos al mismo tiempo. Eso es lo que está bueno de mi trabajo en Infocorp, que siempre cambiás, que siempre estás en cosas diferentes y eso no te deja aburrirte nunca 🙂