Elena Rubin Infocorp

Con esta frase que en Infocorp sienten muy propia, Elena Rubin, líder del área People, resume la fuerza que  tiene en la empresa la idea de que todos pueden hacer y proponer. El ADN emprendedor con el que Gabriel Colla fundó la empresa hace 25 años, sigue hoy tan vigente como el primer día. De hecho, la innovación es uno de los valores fundamentales de la empresa, junto con la pasión, la alegría, la resiliencia y la empatía. 

Hablame sobre la cultura y los valores de Infocorp.

La cultura tiene una gran impronta de espíritu emprendedor. Constantemente estamos cambiando. Buscando cómo superarnos, cómo hacer cosas que nos desafían, cómo repensar nuestras metodologías, nuestras formas de organizarnos, etc. Tenemos ADN emprendedor desde nuestros orígenes y 25 años después de que Gabriel Colla fundó la empresa, seguimos siendo emprendedores.

En cuanto a valores, diría que el fundamental es el respeto a las personas y a su potencial. Fomentamos la empatía, somos resilientes, nos caemos y nos levantamos más fuertes que nunca. Buscamos innovar, ya sea en tecnología, en productos o en la forma en que enfrentamos los problemas. La colaboración es un valor que cultivamos. De nada sirve en Infocorp ser un excelente técnico si sos un mal compañero o no sos generoso con tu conocimiento. Este tipo de perfiles no se adaptan a nuestra cultura. Impulsamos a las personas a hacer, a proponer ideas, a ser proactivas. Hay una frase muy típica en nuestra cultura: ¡más vale pedir perdón que pedir permiso!. No es una cultura que penalice el hacer, aún en el error. Tratamos de aprender cuando nos equivocamos y adelante. La pasión por lo que hacemos también es otro aspecto esencial de nuestra cultura.

¿Cómo cambió la gestión de los RRHH desde que estudiaste hasta ahora?

Estamos en un mundo donde el colaborador, empleado o como lo querramos llamar es el centro de todo. Hay situaciones muy distintas en función de la industria, el sector de actividad, el tipo de trabajo etc, pero podría decir que antes las personas se mantenían mucho más tiempo en una empresa, buscando una seguridad, aún cuando la empresa no les diera todo lo que necesitaban. Hoy las personas buscan ser las protagonistas, si una empresa no cumple con sus expectativas no dudan en cambiar de trabajo. Buscan ser y estar motivados. Antes el cambio de trabajo era visto como sinónimo de inestabilidad o de falta de compromiso. La realidad actual dista mucho de esto. Hoy es muy difícil que la vida laboral de una persona transcurra íntegramente en una misma empresa. Algo que era sinónimo de valores muy preciados hoy no significa nada en sí mismo.

¿Cuál fue la mayor lección que te dió un colaborador?

Uno tiende a aprender más de los dolores o de los errores que de los aciertos.  No puedo mencionarte una única lección, pero seguro me han dado muchas. Todos los días aprendo de las personas con las que trabajo. Aún cuando ellos sienten que yo los puedo estar ayudando, por dar un ejemplo en un proceso de coaching, en realidad ellos me están ayudando a mi a crecer como profesional y como persona.

¿Y la mejor idea? ¿Algún cambio que hayan implementado en la forma de trabajar a partir de sugerencias de los colaboradores? 

Todos los días alguien sugiere algún modo distinto de hacer las cosas. Sería injusta si dijera que hubo una mejor idea. Son cientos de ideas en el transcurso del tiempo y en los distintos contextos. Y la mayoría de las veces las mejores iniciativas no son producto de una persona iluminada, sino de una construcción grupal. Del proceso de un equipo a partir de una buena idea de alguien, que va tomando forma como lo hacen las piezas de un puzzle. Eso es lo maravilloso del trabajo en equipo. Que logra que 1+1 sea 100 o 1000.

Contame sobre la iniciativa People Voices. ¿Cómo procesan los resultados y que tan posible es implementar las iniciativas que surgen de allí?  

Se trata de nuestra encuesta de clima organizacional. Es un relevamiento de satisfacción del personal, que mide 10 dimensiones diferentes del clima organizacional, mediante una batería de afirmaciones. Es una encuesta anónima, voluntaria y que se aplica en todas las subsidiarias.

Siempre atendemos a los resultados de la encuesta y hacemos todo lo posible por trabajar las oportunidades de mejora que nos devuelve la gente. A veces son iniciativas más viables y otras veces menos. Lo cierto es que las iniciativas de mayor impacto en muchos casos no implican simplemente escuchar, sino reconocer errores y coordinar voluntades.

Infocorp tiene oficinas en Montevideo pero también en Colonia y Chile. ¿Cómo es trabajar a distancia? ¿Cómo se hace para que esas personas se sientan tan parte de la empresa como quienes vienen a las oficinas centrales?

Es todo un desafío gestionar equipos remotos. De hecho hemos enfrentado muchas dificultades en este sentido.  Antes del Covid19 nos propusimos que los integrantes de equipos de distintas subsidiarias viajaran con frecuencia y que los distintos integrantes de los equipos vinieran a conocer la Casa Matriz y pasaran varios días interactuando con el equipo con el que trabajarían remotamente lo que fue de mucha utilidad. El tema está en estar cerca, conocer la cultura, las necesidades del equipo, de las personas y actuar en consecuencia. Hoy la realidad cambió. Todos somos parte de un gran equipo remoto, independientemente de en qué ciudad trabajes. Esta circunstancia nos ayudó mucho a desarrollar nuestras habilidades para gestionar equipos de trabajo a distancia y desarrollar iniciativas que den soporte a esta modalidad de trabajo.

¿Qué valorás cuando realizás una entrevista laboral? ¿Cuánto hay de guiarse por la intuición y cuánto por la información?

En una entrevista valoro que la persona se muestre tal cual es. Que tenga un conocimiento cabal de sus fortalezas y oportunidades de mejora. Que pueda reconocer sus debilidades ymencionarlas, sabiendo que son su mayor desafío. La intuición, si es que de eso se trata, es una parte muy importante. Quizás no es intuición, sino una mezcla de conocimiento adquirido a través de la formación (en mi caso en Psicología), de experiencia y fundamentalmente del contacto con lo que la persona genera en uno. Los Psicólogos solemos decir que el profesional es su propia herramienta de trabajo. Pienso que ahí está la clave.

El currículum es importante, la formación, la experiencia, las referencias, pero son sólo una parte. Cada vez adquieren más valor los aspectos relacionados con el cómo, es decir la forma en que la persona logra poner en práctica ese saber y esas experiencias. La actitud con la que enfrenta sus tareas, sus valores y cómo se relaciona con los otros.

Un consejo que darías a alguien que está por comenzar a trabajar  en una empresa de tecnología.

Es frecuente que las personas con “perfil ingeniería” tengan más desarrolladas sus habilidades analíticas y de razonamiento lógico y menosdesarrolladas lsa competencias vinculadas alas habilidades blandas como suelen llamarse, (comunicación, empatía, etc.) Mi consejo sería que busquen desarrollar estas habilidades. Que trabajen en el desarrollo de su autoconocimiento, en su capacidad de comunicación, empatía, liderazgo. Son las habilidades que seguramente van a necesitar en mayor medida. Las empresas hoy en día no necesitan al mejor técnico. Necesitan personas con capacidad para integrar equipos, colaborar, compartir, crear con otros. Sin estas actitudes, el conocimiento técnico pierde gran parte de su valor.

¿Y un consejo que le darías a un joven que está buscando trabajo? 

Que busque encontrar cuál es su pasión y vaya tras ella. Que sepa encontrar en qué puede brillar, cuál es su talento único, qué disfruta hacer y que no se rinda en el proceso de buscar y buscar la posibilidad de dedicar su vida a esa pasión, por más dificultades que encuentre en el camino.

Hablemos un poco a nivel personal. ¿Es posible aplicar los conocimientos de RRHH en tu casa por ejemplo en la crianza de tus hijos?

Si bien uno es quien es a donde va y lleva consigo los conocimientos y experiencias que ha adquirido, en el rol de padres todo es distinto. Recuerdo que mis padres tenían una serie de libros que se llamaba “Escuela para padres”. Sin desmerecer los aportes de las teorías acerca de cómo ser los mejores padres, la práctica supera cualquier teoría y eso te lo confirma cualquiera que tenga hijosSolo se aprende a ser padres siéndolo. Algo similar pasa con el liderazgo. Se es líder en función de las personas a las que se lidera y ellas son quienes te transforman en líder